Colombia: “vamos a resistir la represión de Ivan Duque”

El programa de radio de ATE ‘Entre todos y todas’ entrevistó al dirigente sindical Juan Gutiérrez, del sindicato de estatales colombianos Unete, para conocer de primera mano la situación del país tras varios días de dura represión de las fuerzas policiales y el ejército contra el pueblo colombiano, que salió a manifestarse contra la suba de impuestos a la clase media en medio de la pandemia.

Juan Gutiérrez es integrante de la Unión de Trabajadores del Estado y los Servicios Públicos (Utradec-CGT), de Colombia. El martes pasado cedió gentilmente una entrevista al programa radial ‘Entre todas y todas’, que conduce la secretaria de Prensa del Consejo Directivo Provincial (CDP), Julia Giuliani, junto a Franco Ayesa.

El dirigente hizo una relación sobre el estado actual que atraviesa el conflicto social en Colombia, con decenas de muertos por la represión de las fuerzas públicas y un malestar popular que se incrementa día a día, primero ante el proyecto de  subir los impuestos a la clase media, pero posteriormente contra la política general del gobierno colombiano, que encabeza el Presidente Iván Duque, enrolado en el ala de la extrema derecha de ese país que encabeza el ex presidente promotor de las fuerzas paramilitares Álvaro Uribe Vélez.

“La situación social en Colombia cada vez está más compleja, el gobierno de Iván Duque gobierna solo para el capital y ha lo demostrado que las  medidas que toma, no solo desde el punto de vista económico sino en tanto represión policial que vimos los últimas noches con una arremetida policial del grupo especializado ESMAD (Escuadrones Móviles Antidisturbios), con increíbles violaciones a los DDHH, asesinatos de jóvenes que solo estaban  alzando su voz contra un gobierno que no los ha escuchado”, dijo Gutiérrez ante los micrófonos de la FM RAdio Gen.

“La situación de DDHH en el país – agregó el dirigente- demanda  que haya una observación internacional, pero apenas han aparecido algunos representantes de la ONU. En algunas capitales muy complejas de orden público. Estamos escuchando  noticias desde el suroeste que dicen que el Ejército tiene la orden de tomar Cali a sangre y fuego, una de las tres ciudades más grandes del país. Estamos recibiendo imágenes de represión a los manifestantes, utilizando armas de fuego, con jóvenes asesinados en la vía pública por estar movilizándose”.

Conocemos la existencia de 27 muertos hasta el 2 de mayo,  9 casos de abusos sexuales por parte de las fuerzas públicas, 56 denuncias por desapariciones, 142 heridos, 700 capturas ilegales,  56 víctimas de armas de fuego (las ultimas noticias hablan de 31 asesinatos, 87 desaparecidos y 814 detenciones arbitrarias, NdR). Los datos son preocupantes, hay defensores de los DDHH violentados y no pueden  ejercer su trabajo de garantizar el derecho a la vida. En este contexto, cómo se plantea seguir las jornadas de lucha.

J.G.: El paro ha convocado diversos sectores, superando la convocatoria gremial. Un ejemplo es  el apoyo de la guardia indígena, un agrupamiento de pueblos originarios del Departamento de Cauca y desde allí  decidieron emprender un viaje que denominan ‘Minga’, en referencia al concepto de trabajo común. Los jóvenes, los colectivos feministas, esta lucha está empezando a crecer y tiene un futuro promisorio, pero siguen siendo preocupantes las acciones del gobierno. Es una situación que lleva varios años; desde que el gobierno de Luque fue elegido el malestar sigue ahí. Ahorita con la pandemia recrudeció la desigualdad social y hay mucha hambre y rabia en la calle, en Colombia tenemos sobre la mesa –como en muchos otros países de la región- el tema de los migrantes venezolanos, con tasas altísimas que implican una presión muy fuerte sobre los servicios sociales, la seguridad alimentaria, etc.

En definitiva, este paro no tiene que ver con una sola demanda sino con muchas causas y si el pueblo está ya harto de las políticas de Duque, el heredero de una maquinaria política que encabeza el ex presidente Álvaro Uribe Vélez –reconocido mundialmente por sus acciones para favorecer a grupos paramilitares-, por eso me atrevería  decir que se está dando un gran paso hacia el cambio. Pero tenemos miedo de las acciones que  el gobierno pueda tomar, no estamos tranquilos con la seguridad de los jóvenes que están en las calles. Después de cierta hora es un suicidio salir de la casa porque recibimos muchas denuncias de  disparos a quemarropa de miembros de la fuerza pública.

Nuestra solidaridad de ATE y la CTA, como pueblo hermano, expresando esta solidaridad frente a la Embajada de Colombia en Buenos Aires.  ¿Qué rol juega la solidaridad de las organizaciones latinoamericanas?

J.G.: Es muy importante el apoyo de las organizaciones hermanas en el continente, principalmente en denunciar. Ayer se estaba hablando de una posible censura que el gobierno está por implementar en redes sociales, sin antecedente en la región, medidas del corte de países como Corea del Norte o países con regímenes dictatoriales.  El apoyo se manifiesta compartiendo las denuncias que aquí se hagan, visibilizarlo.  Es importante transmitir de qué lado de la historia está el gobierno actual, para que puedan comprenderlo aquellos que desde la distancia no alcanza a comprender cómo es la situación acá.

Es un gobierno con una clara tendencia de derecha, sin temor a expresarlo, lleno de funcionarios con perfil de tecnócratas, con hambre de capital y de poder, pero pensando muy poco en las demandas y los desafíos que tenemos en el continente, sobre todo tratándose de un país con la relevancia geopolítica de Colombia.

Otro punto muy importante es que Colombia es el principal aliado de EEUU en la región. Quieren tener un control militar sobre la población, otro elemento que tenemos sobre la mesa. Muchas gracias por el apoyo, sabemos que los compañeros y compañeras de Argentina siempre están.

¿En qué medida influye el rol de EEUU en conflicto? ¿Siguen las bases militares? ¿Se ven movimientos específicos de la inteligencia estadounidense en esta represión al pueblo?

J.G.: La relación con EEUU es muy incierta porque la administración de Biden apenas cumplió 100 días. Uno pensaría que tendrá una posición distinta respecto a Trump en las relaciones internacionales. Por lo que se ha sabido, el interés de EEUU está ahora en Afganistán y esa zona del mundo, específicamente  con Colombia mantiene un diálogo muy soterrado. No es tan evidente su política y no lo van a salir a decir en rueda de prensa.

Pero Duque tuvo una reunión hace poco con el Secretario de Estado (Canciller) de EEUU, donde se analizó el tema Venezuela, que es el gran tema de Duque para que la extrema derecha se perpetúe en el poder. Como en otros  países, utilizan a Venezuela para exhortar a la población a no apoyar proyectos de izquierda o progresistas, para influir sobre electores  que están sobre la zona gris, que no saben qué votar, en medio de una desinformación enorme sobre ese país.

También hay algunos políticos demócratas que denunciaron atropellos a compañeros sindicalistas, pero no pasa de ser una simple anécdota de  lo que pasa en el convulsionado mundo político.

EEUU tiene intereses enormes en las plantaciones de coca en el país, entonces la promoción  del glifosato como agroquímico muy nocivo para fumigar en Colombia (como forma de erradicar la coca) es algo que viene presionando. Hay mucha resistencia por los tremendos problemas de salud pública que generará y sabemos que no se va a terminar el narcotráfico con un químico, hay  problemas más estructurales de tipo social, político y económico. Esa es las agenda con EEUU, no tenemos información muy clara de parte de los gobiernos sobre cuáles son sus intenciones.  Hay un alivio en relación a la administración de Trump, que si tenía solicitudes expresas sobre el desarrollo del país.

Toca esperar y resistir, como estamos haciendo ahora, para que las personas sepan lo que nos está sucediendo, más con la herramientas que tenemos actualmente para documentar fácilmente los que hacen las fuerzas públicas.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

ASOCIACIÓN TRABAJADORES DEL ESTADO
PERSONERÍA GREMIAL Nº2
FUNDADA EL 15 DE ENERO DE 1925

ASOCIACIÓN TRABAJADORES DEL ESTADO
PERSONERÍA GREMIAL Nº2
FUNDADA EL 15 DE ENERO DE 1925

CONSEJO DIRECTIVO PROVINCIAL
ALFONSÍN 146, RÍO GALLEGOS
02966 438708

CONSEJO DIRECTIVO PROVINCIAL
ALFONSÍN 146, RÍO GALLEGOS
02966 438708