Un “vuelto” satisfactorio, aunque preocupante a un compromiso con la memoria de los trabajadores

23 horas del 24. Suena el celu: “Hola hermanazo. Te habla Rogelio Guanuco. Espero estés bien con tu familia, ésta Noche Buena”. Respuesta: “Gracias Rogelio. Una alegría escucharte. Lo mismo para vos”.
“Hermanito querido te llamo para saludarte, y por tu intermedio al compañero Cachorro Godoy, y a Garzón de Santa Cruz y agradecerles el haberme recuperado y recibido después de tantos años en la que fue mi casa. Porque ATE fue mi casa, y haberme permitido reencontrarme, ya viejo y ciego, en Santa Cruz con mi camarada chileno de los socavones Luís Osorio. Estoy internado en un geriátrico desde hace un mes, ya con 90 años, pero reponiéndome de una descompensación. Mi abrazo a Cachorro y a Garzón, y te pido me alcances unos libros tuyos de “ATE Santa Cruz” y de los sobre mi vida en ATE, que vos escribiste, para dejarle a mis hijos, a mis sobrinos y nietos. Hermanito querido, que la pases bien. Recién hoy me dejan usar mi celular. Te espero el martes si podes venir, ahora la enfermera te pasa la dirección”.
Al toque, confirmé mi compromiso irrevocable de estar allí en tiempo y forma con el material solicitado.
Inmensa satisfacción recibir éste llamado minutos antes de culminar el día, al tiempo que sentir inmenso dolor de saber del aislamiento que sufre Rogelio. Un aislamiento quizá, para él, no tan doloroso como el que le provocara Juan Horvath, cuando estando Guanuco al frente de la seccional Turbio, a mediados de los 60, decidiera intervenirlo y apartarlo de la conducción, al advertir en una visita a la seccional, que “tomaban bebidas fuertes y se juntaban con chilotes”, como consta en las actas al argumentar la sanción. Horvath, el ex militante de la Juventud Peronista de la Resistencia ensenadense, metido dentro de una media, iniciaba su camino sin retorno a su burocratización. Nada entendía de los tormentos a los que eran sometidos los mineros del socavón, ni de que se trataba la Patria Grande Balcanizada.
Guanuco, una década después, ya obrero de Vialidad en Buenos Aires, organizará al sector y lo incorporará a ATE. Horvath, ‘se la tendrá que comer doblada’ –hablando mal y fuerte- y Rogelio participará como delegado en los actos del 50 Aniversario en 1975, y junto a su hermano ocuparán lugares como vocales del CDN hasta 1976, en que llega el golpe de Estado.
Aquel fenomenal diaguita calchaquí, llegado a Buenos Aires en búsqueda de enseñanza cabal y horizontes en pleno desarrollo del Estado de Bienestar y Participación, ex militante de la UES, y que egresado disparará a las ‘Minas de Perón’, se convertirá a partir de la dictadura genocida, en el organizador y contenedor de sus hermanos en la Asociación Indigenista de la República Argentina hasta la fecha.
Gracias a la confianza y el respaldo que me viene dando ATE nacional, desde la recuperación del gremio a manos de Victor De Gennaro en 1984, hace varios años atrás pude dar con Guanuco, y pasarlo a buscar para ser recibido por el secretario general Cachorro Godoy, en la que fuera su segunda casa, 40 años después.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

ASOCIACIÓN TRABAJADORES DEL ESTADO
PERSONERÍA GREMIAL Nº2
FUNDADA EL 16 DE ENERO DE 1925

ASOCIACIÓN TRABAJADORES DEL ESTADO
PERSONERÍA GREMIAL Nº2
FUNDADA EL 16 DE ENERO DE 1925

CONSEJO DIRECTIVO PROVINCIAL
ALFONSÍN 146, RÍO GALLEGOS
02966 438708

CONSEJO DIRECTIVO PROVINCIAL
ALFONSÍN 146, RÍO GALLEGOS
02966 438708